sábado, 2 de junio de 2018

Pico de las Guadañas, Peñas Malas y Pico Murcia

Tras el paréntesis de algo mas de un mes, tras mi periplo por el camino de Santiago (algún día, si tengo tiempo y ganas os contaré algo de como me fue la aventura) aquí estoy de nuevo para mostraros unas fotos de la ascensión que realizamos el pasado sábado día 2 desde el pueblo palentino de Cardaño de Arriba a los picos de las Guadañas, Peñas Malas y Murcia, actividad que teníamos programada en nuestro calendario para el mes de Mayo. En esta ocasión no pongo vídeo pues se me olvidó en casa la máquina de fotos. Las que aquí os pongo fueron hechas con los móviles, y los vídeos que grabé, por la falta de costumbre, quedaron muy mal grabados.

Solo tres nos apuntamos para la ocasión, José Luis y yo que fuimos desde Santander, y Faustino que lo hizo desde Burgos.
Tras salir de Cardaño, el camino nos lleva por un valle que se va introduciendo entre las montañas. La mole caliza del Espigüete, destaca y se hace notar entre las montañas que lo rodean.

Como viene siendo tónica general en esta primavera, estaba pronosticada precipitación por casi todas las zonas. Afortunadamente, en esta ocasión fallaron y tuvimos un magnífico día de montaña, con algo de frío por las alturas.

Como se aprecia en las fotografías, aún queda mucho nevero en las zonas altas. Nos preocupaba un poco que en la zona de Peñas Malas, alguno nos dificultase la progresión.

Tras alcanzar la parta alta del valle, nos toca ascender hacia la parte alta del cordal. Nos exige esfuerzo y constancia. La vista que vamos obteniendo, nos reconforta cuando de vez en cuando nos tomamos un pequeño respiro.

Al final el esfuerzo es recompensado con la primera cumbre del día. El Pico de las Guadañas de 2.248 m.

Desde esta cumbre continuamos cresteando para acercarnos al pie de la afilada cumbre de las Peñas Malas.

Esta es la vista que teniamos hacia los Picos de Europa, con la sierra de Orpiñas en primer término.

Llegando al pie de Peñas Malas, vemos que el primer tramo del acceso a su afilada arista, esta limpio de nieve. Nos preocupa un poco el pequeño nevero que hay a la entrada de la arista.

Mis compañeros ya en la parte alta, acercándose al nevero.

El nevero, no muy largo, pero si muy afilado, nos corta el acceso a la larga arista de esta montaña. Conseguimos salvarlo bordeándolo por la ladera izquierda y llegamos a la arista sin pisar la resbaladiza nieve. Precioso y espectacular el recorrido de la larga y afilada arista de esta montaña. 

Pisamos los 2.282 m. que tiene el punto culminante de esta montaña.


Tras lo cual continuamos camino para descender hacia las Peñas Zahurdias las cuales tendremos que salvar por su vertiente sur, a pocos metros de su inaccesible cumbre.

El Pico Murcia y el Espigüete, imponentes.


Las Peñas Zahurdias, que como ya he comentado, tenemos que superarlas por su vertiente izquierda, sin poder pisar su cumbre.

Este año tenemos una primavera espectacular. Las flore se prodigan a miles y de muy diversos colores.

Dejamos atrás las Peñas Zahurdias y afrontamos los doscientos metros de desnivel que nos separan de la cumbre del Pico Murcia. Enseguida llegamos a la arista final de esta montaña.

Con alguna nube y un viento bastante frío, pisamos los 2.351 m de la cumbre del Murcia.

En un vivac habilitado para dormir en la cumbre, nos parapetamos un poco para dar cuenta de los bocadillos.

Mas flores.

Descendemos del Murcia hacia el sur en busca de una zona libre de nieve, para ir perdiendo altura hacia el valle de Valcabe. El Espigüete nos muestra su corredor norte aún con nieve en todo su recorrido.

Los últimos neveros descendiendo hacia el valle.


En la parte baja del valle, vemos la cara Este del Pico Murcia.

La explosión de la primavera se muestra por doquier. Así llegamos al final de nuestro recorrido, con la pena que se termine un precioso día de montaña y con el gozo de las jarras de cerveza que nos están esperando en el bar mas próximo.

sábado, 14 de abril de 2018

Peña Portillo de las Yeguas y Tres Provincias desde el puerto de San Glorio

Como últimamente ando bastante apurado de tiempo para poner las marchas en el blog, a la vez que termino de preparar mi mochila para comenzar mañana el camino de Santiago desde la localidad palentina de Frómista, os pongo una fotos y el vídeo de la ascensión que realizamos el pasado sábado día 14 de Abril desde el Puerto de San Glorio a la cumbre de la Peña del Portillo de las Yeguas y del Tres Provincias West, Chema y yo.
 Decir que nuestra intención era haber llegado hasta Peña Prieta, pero al llegar al Tres Provincias nos recibió un fuerte viento y una cerrada niebla que sumado al cansancio que alguno de nosotros llevaba ya encima, nos impidió culminar su cumbre. También decir que los tres realizamos por primera vez la ascensión a la Peña del Portillo de las Yeguas, que pese a haber pasado en bastantes ocasiones por el Portillo, ya muy próximo a la cima, nunca nos habíamos desviado para coronar los 2.103 mt. que tiene esta cumbre.

Salida del puerto de San Glorio

El día como se ve, pintaba muy bien.

El Portillo de las Yeguas se muestra esbelto y desafiante.

Hacia el vamos ascendiendo por muy buena nieve.

El Pico Vallines con mucha nieve.

Lo mismo que el Coriscao.

Las cumbres principales del Oriental con la canal de Lechugales que se descuelga hacia la Liébana.

El Cuartas y el Lomas a mediados de Abril, como si fuese Enero o Febrero.

Seguimos ascendiendo hacia el Portillo.

¡Pero cuanta nieve por el Central!


Llegamos al Portillo de las Yeguas.

Con el puerto de San Glorio detrás.

Al frente se nos aparecen Peña Prieta y el Cubil del Can.

¿Hacemos cumbre el Portillo,? pregunta Chema. ¡Por supuesto!. Otro dosmil a la colección.


Tras lo cual iniciamos la larga travesía hacia el Collado de Robadorio y la arista del Cubil del Can.



Que hoy luce sus mejores galas.



Tres esquiadores que nos preceden, nos dejan huella en la parte final de la arista que es lo mas pendiente y nos facilita su ascensión.

Mis compañeros ya la han superado.

Tras lo cual continuamos por terreno mas llano pero mas costoso, debido a la nieve blanda en algunos tramos, y al viento y la niebla que en muchos momentos nos envuelve y nos quita visibilidad.

Cumbre en el Tres Provincias.

Así de bonita lucia la arista que lleva hasta Peña Prieta en los pocos momentos que la niebla nos permitía verla. 


Vistas las condiciones y el cansancio, decidimos iniciar el descenso tras comer un poco de mala manera y con mucho frío.

Las Agujas de Cardaño, en uno de los pocos momentos que se nos mostraron.

El Cuartas y el Lomas.

Y esto fue todo en esta ocasión. Aún me queda el relato de los tres días que Jose y yo pasamos en el refugio de Cabrones, pero eso será ya cuando regrese de mis aventuras por la meseta castellana y por Galicia. ¡Hasta entonces!